Un Cubano en Suiza

Llegué a Suiza con 14 años. Al principio todo me era desconocido y mataba el tiempo viendo películas, hábito que tenía ya desde Cuba. Cuando aquello aún existían los bancos de películas. Aún recuerdo esos tiempos y se me aguan los ojos.

Tengo que decir que no fue siempre así. Con la presión de mi familia y la escuela. Todo empezó a tomar un rumbo de responsabilidad y duros momentos.

Aún recuerdo cuando llegué a casa una tarde después de la escuela, llorando, pidiéndole a mi mamá que me mandara para Cuba.

Entre matemáticas, alemán, inglés y francés creía que mi mente iba a explotar. A eso le sumamos, lo mucho que extrañaba a mis amigos de Cuba, las travesuras típicas de un adolescente cubano en aquellos tiempos.

Aún así, con todos esos contratiempos, encontré mi equilibrio y pude maestrar todos esos obstáculos. También encontré muy buenos amigos, y hasta mi mejor amigo.

Por aquel entonces nunca me interesó tener una visión política referente a la isla, a pesar de sentir el sufrimiento de mi familia, ni de mucho menos ayudarles, porque aún no tenía las condiciones necesarias para sostenerlos. Así que me concentraba en viajar una vez al año para visitarles y aportarles algún que otro regalo. También me acuerdo que en esos años para mi ir con 500 CHF era más que suficiente. Cosa que hoy es impensable.

Cada año que pasaba me daba cuenta que la mayor de las cosas que me habían enseñado en la escuela cubana eran mentiras.

No fue tan difícil darse cuenta de las mentiras, ni Cuba tiene el mejor sistema de salud del mundo, ni en el extranjero (Suiza) no puedes andar en altas horas de la noche en las calles. Por nombrar uno de los ejemplos.

Hoy tengo una familia en Suiza, un buen trabajo y he aprendido a vivir en libertad. He aprendido a no tener miedo de decir lo que pienso y a no creer en las mentiras de la dictadura cubana y me siento feliz con mi vida.

Pero por muy feliz que me sienta, me duele ver en lo que el sistema cubano ha convertido a mi familia en Cuba.

Mi abuelo. ¿Luchó por la Revolución en varias ocasiones y donde está hoy? Si no es porque le ayudó de vez en cuando ni un par de zapato tuviera para ponerse. Muy triste cuando me dice que si le puedo mandar algo de dinero para visitar a su hermano en la habana que no ve hace años. Muy triste cuando veo que tiene la espalda llena de Sarna y en los hospitales no hay medicina para tratarlo. Pero más triste aún es ver como él defiende la revolución a ciegas.

Nadie de la familia puede cuestionar en frente de él, el sistema político cubano. Como un buen revolucionario ve el noticiero a las 8pm, luego la telenovela y se va a dormir. Así día tras días. Aveces pienso que el sabe que nada esta bien. Y solo espera el día que se acabe toda esa pesadilla.

Como quiero a mi abuelo!

Cada ves que voy a cuba veo la situación peor. Cada vez ahí menos autonomía, los campesinos no quieren producir porque no le rinde y los materiales, comida para los animales, son casi imposible de encontrar.

Quisiera ver a Cuba con un sistema parecido al de Suiza, donde muchos partidos políticos dirijan al país, donde hablar de política no sea un tabú,

Donde la educación te prepara para la vida real y en las escuelas no tienes que hacer entrenamiento militar con apenas 9 años, ni ir a recoger café a los campos o trabajos comunales. En cualquier país del mundo eso es trabajo infantil. En cuba se le llama contribuir a la patria.

Donde aprendes a leer sin que después te prohíban leer algún libro solo porque ellos no están de acuerdo.

Cuanto quisiera que Cuba te diera la oportunidad de crear tu propio futuro y no depender del gobierno. Ejercer tu profesión libremente sin restricciones.

Cuanto quisiera que los cubanos que viven en la isla sean libres de verdad. Sin miedo a decir lo que piensan o de ser atacados por otros cubanos.

Cuanto quisiera ver que la policía tuviera una mejor preparación y cuidara de los ciudadanos. Mi sueño sería que los cubanos puedan elegir su presidente y cuando digo los cubanos también pienso en los que están fuera porque todos somos cubanos.

Oscar Alba: Cuba con su propia vacuna, pero sin alimentos.

La era de los Narcos Castro ha terminado en Cuba. Raúl Castro y otros miembros de la vieja guardia rebolucionaria han tenido que abandonar los cargos. La economía está por los suelos y a simple vista, no hay esperanzas de democracia en cuba.

Colas de más de 5 horas diarias se ha vuelto el día a día del «cubano de a pie». En medio de una crisis económica/humanitaria el PCC en vez de abrir paso al pluralismo político, amenaza al pueblo con que ya no tienen paciencia.

Es una vez más demostrado que la dictadura Castro no quiere devolverle el poder al pueblo.

La nueva crisis en Cuba

El articulo escrito por el periodista suizo Oscar Alba fue muy bien aceptado por los patriotas cubanos en Suiza. Ya anteriormente, el periodista, ha estado haciendo reflexiones transparentes sobre la realidad cubana, en diversos medios periodísticos en alemán.

La ADC y todos los hermanos cubanos sedientos de democracia le agradecemos, por ser unos de los primeros periodistas extranjeros, que conoce bien la realidad de Cuba y la transmite desde posición frontal.

Puedes descargar el articulo entere en este Link:

Daiky a contra corriente del CHE.

Bienne. De origen cubano, Daiky Lascaiba forma parte de los 24 miembros activos de la Asociación Democracia para Cuba (ADC). Elle nos explica el motivo de su combate.

POR SALOMÉ DI NUCCIO

“Desde 1959 la revolución cubana instaló un sistema que ha resultado muy difícil a soportar por nuestra y futuras generaciones. Nosotros no seguiremos aceptando lo que nuestros padres han tolerado por tantos años”. dice con determinación Daiky Lascaiba de 38 años radicada en Bienne. La fuerte voluntad de ver cambios en su país de origen es lo que la ha llevado a formar parte de esta joven asociación democracia para cuba (ADC).

“Nosotros estamos listos a batirnos por esos que no tienen voz y están sufriendo en Cuba”. Daiky Lascaiba MIEMBRO ACTIVO DE ADC.

El 6 de febrero 2021, Daiky se ha manifestado junto a unos veintes compatriotas delante de la embajada cubana en Berna. Un acto sin precedentes para un grupo de cubanos con residencia en la confederación helvética, respetando las medidas sanitarias y las directivas de la policía suiza. “A los representantes del gobierno cubano, les hemos demostrado que estamos listos a batirnos por esos que no tienen voz y están sufriendo en Cuba”.

Estancia comprometida

Desde la nueva constitución cubana de 2019, la situación del país se ha degradado furiosamente. El régimen encabezado por Miguel Diaz-Canel y descrito como dictatorial, ha alcanzado una degradación insostenible desde inicios del año 2020 y de la pandemia COVID-19. Daiky y sus camaradas de ADC testimonian que el régimen multa a todo aquel que circule en las calles con el uso inadecuado del naso buco, un abuso para un pueblo que no tiene a disposición la manera de comprar ni el gel hidroalcohólico, ni mucho menos el naso buco. Agravando la situación material para el cubano que trata de sobrevivir con un salario mínimo de más o menos 1000 pesos cubanos (37 francos) por mes. El valor establecido de las multas se eleva a partir de 2000 pesos cubanos.

Establecida en Bienne desde el 2015 con su esposo Mathieu y su hija Lucia, Daiky Lascaiba salió de Cuba en el año 2008. Nacida en la provincia de Sancti Spiritus, región que contiene sitios naturales, playas paradisiacas y monumentos coloniales. “Tenemos todo, pero nos falta la libertad.”

Los expatriados dan miedo

La madre de familia está consiente que, por su militancia activa, sus viajes o eventuales estancias en su patria pueden verse comprometidos, porque los dirigentes que ya abusan al pueblo cubano, se sienten amenazados por los cubanos que viven en el extranjero. “Se ha vivido ejemplos de varios activistas que fueron retenidos por las autoridades cubanas por meses, separándolos de sus familias y haciéndolos perder sus trabajos”. Uno de los temores que Daiky desearía eliminar.

Ella tiene la esperanza que las cosas pueden cambiar en un futuro cercano.

Con la creación de la asociacion en junio del 2020, el objetivo principal se estableció inmediatamente: divulgar la situación real del país, sostener los movimientos de oposición y la prensa independiente en la isla, enviando fondos e intercambiando ideas, entre otros.

ADC abierta a todos

En suiza alrededor de 3000 personas poseen el pasaporte cubano. Actualmente la ciudad de Bienne cuenta con una comunidad de 30 cubanos.

El pasado verano, el día de la fundación de ADC (http://ad-cuba.com), Daiky Lascaiba fue testigo de la gran motivación y del deseo de unión entre los cubanos en Suiza. “Fue la primera vez que vi a tantos cubanos reunidos y con el mismo sentir: hacer algo para cambiar las cosas en nuestro país”. Desde ese entonces y con el sostén de un centenar de cubanos entre miembros activos y de sostén. La asociación ha podido desarrollar y llevar a cabo importantes acciones.

Toda persona que se sienta identificada con la lucha del pueblo cubano, puede ser miembro o pertenecer a la asociación. SDN

Suiza se sumó a la manifestación internacional por el respeto a los derechos humanos en Cuba

Decenas de cubanos se dieron cita frente a la sede del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Cubanos de diferentes ciudades del mundo se manifestaron el pasado 10 de diciembre para exigir el respeto a los derechos humanos en la Isla, en respuesta al llamado de los movimientos de cubanos en el exilio Somos+ y Acciones por la Democracia. Los cubanos de Suiza se sumaron a la convocatoria en un acto celebrado frente a la sede del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (UNHRC), en Ginebra.

Durante más de tres horas se sucedieron manifestaciones cívicas y artísticas.

Este llamado a cubanos libres por el mundo tuvo como objetivo mostrar solidaridad con el Movimiento San Isidro y con los activistas, artistas y demás actores de la sociedad civil que se concentraron frente al ministerio de cultura (MINCULT) el pasado 27 de noviembre, así como denunciar la violencia, la tergiversación y la deslealtad con que reaccionó el régimen. Este suceso es una de las más recientes muestras de las violaciones de los derechos fundamentales de los cubanos en la Isla y fuera de ella.

Junto al reclamo de respeto a las libertades fundamentales y de la liberación de los más de 100 presos de conciencia existentes en Cuba, se escuchó el descontento ante la creación de tiendas en monedas extranjeras (MLC), que generan segregación económica y exclusión social, y la denuncia concerniente al excesivo costo del pasaporte cubano, signo del irrespeto con que el régimen trata a la diáspora.

En un evento marcado por la fraternidad y la energía, cubanos de todas las regiones de Suiza se dieron cita en Ginebra para ejercer su derecho a la libertad de expresión y de pensamiento, castradas por el carácter totalitario del gobierno que impera en Cuba. Como parte del acto cívico se leyeron mensajes de hermanos que no pudieron estar presentes, así como comunicados de organizaciones de cubanos en otras partes del mundo que se sumaron a este llamado internacional: Movimiento Acciones por la democracia y Somos +, España; Cubanos canadienses por una Cuba Democrática; Cubanos libres en Italia; Cubanos en Francia por Cuba Democrática; Fundación cubana por los derechos LGBTI; La Casa Cuba de Tampa; Asociación Cubano-Vasca; Cubanos libres de Bélgica y Arte Magna Internacional; Cubanos Libres en Uruguay; Movimiento San Isidro, UNPACU y Cuba Decide.

La expresión personal de opiniones y sentimientos cobró vida en forma de carteles y mensajes.

Este acontecimiento fue uno entre muchos que se produjeron simultáneamente en diversas partes del mundo. Numerosas ciudades en América del Norte, Europa y América Latina fueron escenario de iniciativas similares. Una muestra del ímpetu con que se han encendido las nuevas ansias de libertad de los cubanos.

Manifestación Internacional por la libertad de Cuba

Canto de libertad al compás de «Que se vayan ya» del músico cubano Willy Chirino. Zúrich, Suiza.

El pasado 10 de octubre tuvo lugar la edición suiza de la Manifestación Internacional por la Libertad de Cuba. Los cubanos residentes en la Confederación Helvética se sumaron al llamado internacional para reclamar, en el aniversario del inicio de las luchas por la independencia de Cuba en 1868, derechos fundamentales que hoy en día les son usurpados a los cubanos de manera ininterrumpida. Mediante la lectura de comunicados, declamaciones espontáneas y manifestaciones culturales, los presentes convirtieron la Turbinenplatz de Zúrich en escenario de sus legítimos reclamos.

En diversas regiones del mundo, miles de cubanos protagonizaron actos similares en un ejercicio de libertad, de unidad y de respeto a valores esenciales como el honor y la dignidad. Algunas de las ciudades que sirvieron de contexto a esta iniciativa fueron Bonn y Berlín (Alemania); Bilbao, Lanzarote y Madrid (España); París (Francia); Roma (Italia); Kentucky, Miami, New York, Tampa (EUA); Ciudad Panamá (Panamá); Caracas (Venezuela); Montevideo (Uruguay).

Nuestro logo

Nos complace presentar el logotipo de nuestra Asociación, que será en lo adelante elemento distintivo e identificador en nuestros soportes de comunicación. El logo retoma el símbolo por excelencia de los cubanos: la bandera de la estrella solitaria. Es el resultado de la fusión entre nuestra enseña y las siglas ADC (Asociación Democracia para Cuba).

La idea detrás de esta creación es la reinterpretación de los elementos de nuestra bandera (el triángulo, la estrella y las franjas) con un estilo ligeramente pictórico que aporta modernidad y frescura. Los espacios negativos, o zonas en blanco, reproducen las proporciones existentes en nuestra enseña y representan la apertura y el dinamismo característicos de la libertad.

Bienvenid@ a nuestro sitio

Le damos la bienvenida a nuestro sitio web. Aquí encontrará las informaciones referentes a nuestra Asociación y a nuestro accionar, así como la actualidad de la vida de nuestra asociación. Esta web quiere ser también testigo del crecimiento de ADC, desde su nacimiento y a todo lo largo de nuestra historia.

El objetivo de este canal de comunicación es también plasmar los valores que nos respaldan: El amor a nuestra Cuba, el compromiso con nuestro pueblo y nuestras ansias de libertad y democracia.

Esperamos que su visita le ofrezca la información que precise de forma ágil y dinámica. El propósito de nuestra página web es servir de utilidad a todo aquel que quiera conocernos y se acerque a este espacio.

Ha sido la inquietud de numerosos miembros de la comunidad cubana en Suiza la que ha llevado a desarrollar esta página web como plataforma. A todos aquellos que han trabajado y trabajan para hacer realidad este proyecto nuestro más sincero agradecimiento y reconocimiento.

Y a los que nos visitan por primera vez, nuestra más calurosa bienvenida.